VPH (El virus del papiloma humano)

El virus del papiloma humano (VPH) es el nombre de un grupo de virus común. Hay más de 100 tipos diferentes del VPH. Ciertos tipos de HPV causan verrugas en las manos, los pies o los genitales (pene o vagina), y se llaman "bajo riego". Los tipos del VPH que causan verrugas que se pueden ver en los genitales (vulva, vagina, pene o los testículos) o en el ano (trasero) son diferentes a los que causan verrugas en las manos y los pies. Hay otros tipos, que se llaman "alto riesgo." que pueden crear células anormales (que cambian y no son saludables) en el cérvix o en el ano, y en algunos casos, pueden desarrollar cáncer después de muchos años sin tratamiento.

El VPH es normalmente transmitida por contacto directo de piel a piel durante el sexo vaginal, oral o anal con una pareja que tiene el virus. VPH puede infectar cualquier persona que está sexualmente activa.

Una persona puede que no sepa enseguida o hasta nunca, si se ha infectado con el VPH. Y a muchas personas que tienen el HPV nunca les aparecen las verrugas ni ningún cambio de las células en el cérvix o el ano. Es diferente para cada persona.

Síntomas

Muchas veces el VPH no resulta en ninguna síntoma. Algunas personas sabrán que tienen VPH cuando ven verrugas o piel elevada (como un granito sin pus u "ojo de pescado") dentro de o en sus genitales o los genitales de su pareja. Una mujer sabrán que tiene el VPH de "alto riesgo" si el resultado de su Papanicolaou es anormal. Un Papanicolaou anormal puede ser la primera señal para la mujer que el VPH está presente-pero esto NO es una prueba directa para el VPH.

Tratamiento

No hay cura para el VPH pero las verrugas y otros cambios de células causados por el virus se pueden tratar. Los expertos no están de acuerdo en cuanto a si el virus desaparece por completo, o si lo que pasa es que se suprime (se controla) tanto por el sistema inmunológico (las defensas del cuerpo) que no se detecta ni con pruebas muy sensibles.

La mayoría de las personas con el VPH no tienen problemas con el virus porque las defensas de su cuerpo controlan el virus y esto previene que se convierta en un problema. El VPH sí se puede tratar y se puede controlar si se desarrollan síntomas.

Debes de ir a un médico o una clínica si:


Vacunas para el VPH

En la actualidad, en los EEUU hay tres vacunas disponibles contra el VPH. Gardasil® es cerca de 100 por ciento eficaz en la prevención de la infección asociada con los tipos del PVH 6 y 11 (los tipos asociados con 90 por ciento de todas las verrugas genitales) y los tipos 16 y 18 (los tipos asociados con 70 por ciento de todos los cánceres de cuello uterino y de vulva y muchos cánceres vaginales). Cervarix® también es cerca de 100% eficaz en la prevención de la infección asociada con el VPH 16 y 18. La más nueva, Gardasil-9®, previene la infección con nueve tipos de VPH (HPV 6, 11, 16, 18, 31, 33, 45, 52, y 58) asociados con cánceres de cuello uterino y las verrugas genitales.

Los expertos recomiendan que todas las mujeres entre las edades de 9 y 26 reciben la vacuna contra el VPH. Alrededor de la mitad de las nuevas infecciones se diagnostican en las mujeres jóvenes entre 15 y 24 años de edad, y entonces la vacunación de manera temprana es importante. Los hombres están en riesgo de enfermedades del VPH también, y se recomiendan que ellos sean vacunados. Lo mejor es vacunarse contra el VPH antes de empezar a tener relaciones sexuales.

Las vacunas contra el VPH no protegen contra todos los tipos del virus. Las mujeres que reciben la vacuna contra el VPH aún necesitan tener exámenes regulares de Papanicolaou siguiendo la recomendación de su médico. Se están realizando investigaciones para ver si las vacunas pueden proteger contra otros tipos de cáncer causados por el VPH (como el cáncer de pene, ano, cabeza o cuello). Los expertos esperan que la vacuna también vaya a servir en proteger contra estas otras enfermedades.

Lee más sobre las verrugas genitales >>


Lee más sobre VPH y el cancer del cuello útero >>